Nuestra presencia

Caminos Subterráneos

Construimos caminos de arrastre bajo tierra utilizando nuestra propia maquinaria, mano de obra y gestión. Sin embargo, cuando la mina lo solicite, podemos utilizar la maquinaria de la mina disponible bajo la supervisión de Dust-A-Side.

Nuestro personal se asegura de que el producto de asfalto se aplique correctamente durante la fase de establecimiento de nuevas carreteras de acarreo subterráneas y que se realice un mantenimiento continuo.

Nuestro sistema de mantenimiento de caminos subterráneos se compone de:


  • Barrer para controlar el polvo, la contaminación y el material suelto en la superficie tratada.
  • Aplicación de mantenimiento del producto para controlar el polvo y eliminar la entrada de agua en la superficie.
  • Descremado de la superficie tratada con una niveladora para eliminar la contaminación y el material suelto.
  • Volver a escarificar la superficie de rodadura para mantener la integridad de la capa sellada y retener las propiedades adecuadas de textura de la superficie.
  • Reparación de baches.
  • Reparación de tramos fallidos de carretera.
  • Reparación de tramos de carretera dañados.

Beneficios:


  • 90% de reducción de polvo operacional.
  • Más del 90% de ahorro de agua.
  • Carreteras más seguras debido a una mejor visibilidad.
  • Ahorro de costos operativos y eficiencias debido a la menor necesidad de arqueadores de agua.
  • Mayor productividad a través de tiempos de ciclo más rápidos (hasta un 30% de reducción en la resistencia a la rodadura).
  • Menos demoras en climas húmedos debido a tiempos de secado más rápidos en la carretera, mejor transitabilidad en climas húmedos y menos lavados.
  • Menores costos iniciales de construcción al construir nuevas carreteras.
  • Ahorro de costos operativos a través de una menor necesidad de niveladoras y otros equipos de mantenimiento de carreteras, así como el reabastecimiento regular de material de curso de desgaste de superficie.
  • Reducción del consumo de combustible del 5% (en promedio).
  • Mejora de la vida útil de los neumáticos y de los componentes del equipo.
  • Condiciones de transporte más seguras debido a la menor probabilidad de movimientos incontrolados de vehículos.
  • Reducción de la aspereza de la carretera, lo que lleva a menores costos de mantenimiento para equipos móviles y beneficios de salud y seguridad para los operadores.